SHARKAR

SHARKAR envuelve en su esencia y pilares en el desarrollo y creación de sus diseños
el concepto de sostenibilidad en los aspectos de: medio ambiente, social y económico,
al que se ha llamado Biósfera Sharkar.

A raíz de este fundamento llega la colección GENUINE MAYAN, que es una colección
llena de expresión artística procedente de una cultura genuina ancestral, con una
proyección evolutiva que integra sofisticación, innovación, elegancia y pluralismo. La
expresión artística llega a la era contemporánea de nuestra cultura, que se vuelve a la
vez en una expresión de nacionalismo y de orgullo por mostrar nuestra esencia y la
riqueza cultural de nuestro país Guatemala.
Los diseños tienen una expresión artística de talento, sentimiento y cosmovisión de
toda una tradición cultural, manifestada en formas que trascienden y transmiten la
esencia cultural ancestral autóctona, y la preservación de las mismas entretejidas y
elaboradas por manos de artistas nativas de la riqueza cultural Maya.
Esta a la vez, es una provocación a una generación que mantiene al mundo en
movimiento, que hace una conexión con el pasado dándole sentido al presente con
una sensibilidad abierta a una cultura emergente de rechazo a las complejidades del
mundo.
Esta es la evolución de las técnicas de tejidos artesanales nativas de Guatemala, las
prendas tienen una esencia de sofisticación fundamentada en las raíces ancestrales de
la cultura milenaria Maya.
SHARKAR que en idioma Maya Kaqchikel significa Tiburón Azul, nace en el seno y la
cuna del imperio Kaqchikel haciendo honor a la majestuosidad de sus obras que son
regidas con principios de gratitud, respeto y moderación. El impulso a surcar las
profundidades de un mar de oportunidades y tomar retos que valgan sustancialmente
la pena marcan la identidad de la marca.
Cada colección y exposición de diseños de SHARKAR, revela la punta del iceberg en su
representación característica de belleza, delicadeza y elegancia, pero de fondo debe
transparentar compromisos de la era moderna que construyan y fortalezcan
cimientos que perduren en la conducción de una sociedad armónica.